Blogia
Comitè de Suport al MST de Barcelona

2006: mucha lucha y movilización

2006: mucha lucha y movilización

Año V - nº 106.
Viernes, 06 de enero de 2006



Estimados amigos y amigas del MST,

Para que tengamos muchas conquistas este año que empieza, el MST está planeando luchas y movilizaciones. Son formas de presión social organizada, donde queremos que haya menos restaurantes de fast food en cada esquina y más bibliotecas y librerías; acceso a la tierra para producir alimentos sanos y baratos; trabajo y renta mínima para todas las familias; educación de calidad y gratuita; acceso a la información; rescate de la cultura popular y fortalecimiento de la salud. Para esto será necesario debatir en todos los espacios posibles la construcción de un proyecto que sea anti-neoliberal, anti-imperialista, popular y nacional. El nuevo modelo solamente será viabilizado a partir de un verdadero trabajo común de discusiones que acumulará energías, fuerzas y consensos en torno de ideas. Sin duda, será necesario que el movimiento de masas se fortalezca para que la actual correlación de fuerzas adversas sea alterada. La lucha del MST y la vida de quien en ella participa son para ver ese sueño hacerse realidad en tierra brasileña.

El año que ha pasado ha sido duro para los trabajadores y las trabajadoras rurales y urbanas y para la Reforma Agraria. Felizmente, a lo largo del 2005, el MST recibió mucho apoyo y solidaridad de la sociedad con la lucha de las 160 mil familias acampadas – en barracas de plástico negro al lado de las carreteras o en latifundios improductivos – y de las 350 mil familias asentadas.

El MST considera importante socializar su evaluación sobre el año que ha pasado y los desfíos marcados para éste que empieza. La preocupación respecto a la gravedad de la crisis brasileña ha sido constantemente manifestada conjuntamente con otros movimientos sociales. El cuadro es dramático. La crisis no se limita a un problema político-partidario. Toca intensamente la cuestión ideológica, reflejada en la ausencia de proyectos, y hunde Brasil en el abismo social. Lamentablemente no hay un pensamiento estratégico y a largo plazo pensado para resolver los verdaderos problemas estructurales del país, lo que arrastra estas cuestiones para el futuro.

El resultado de la política económica adoptada, que convive con unas enormes taxas de intereses, se refleja en el desempleo. La felicidad es requisito de un selecto club, que reune banqueros y especuladores internacionales. Según el profesor de la Unicamp (Universidad de Campinas), Eduardo Fagnani, el pago de tres días de intereses de las deudas interna y externa equivale al presupuesto de un año de la Reforma Agraria. Los gastos de 20 días de intereses son equivalentes a lo que fue invertido durante 10 años en habitaje popular y saneamiento básico.

El MST se ha esforzado en construir una unidad en torno a los movimientos sociales del campo y de la ciudad para forjar colectivamente una alternativa popular para Brasil. Los resultados se han puesto de manifiesto a lo largo de este periodo: 1) la Coordinación de los Movimientos Sociales realizó en los estados diversas manifestaciones y actividades por el cambio de modelo económico, demostrando la capacidad de los movimientos de pensar más allá de las pautas específicas de reivindicación; 2) el Fórum Nacional para la Reforma Agraria se consolidó como un espacio de encuentro, reflexión y articulación de todos los movimientos y entidades que siguieron luchando en torno de los compromisos que asumimos en la “Carta de la Tierra” de 2004; 3) la Asamblea Popular Nacional, juntamente con la 4ª Semana Social Brasileña/CNBB, unió miles de brasileños y brasileñas en la lucha por propuestas concretas de cambios para el país.

Para muestro Movimiento, el 2005 también fue un año de aprendizaje. El desafio de reunir 12 mil manifestantes que anduvieron durante diecisiete días – de forma organizada y seria – hizo de la Marcha Nacional por la Reforma Agraria un hecho inolvidable. El sacrificio de la marcha fue amenizado, por un lado, por el apoyo de los amigos del MST y por otro por los momentos de estudio y formación a lo largo del trayecto de 200 kilómetros, que separan Goiânia de Brasilia.

Pero si la Marcha dejó el aprendizaje de la organización y la solidaridad, el gobierno decepcionó una vez más: no cumplió los siete compromisos asumidos en la llegada de la manifestación a Brasilia.

El MST se resiente por el hecho de que la Reforma Agraria no sea vista como mecanismo de democratización de la tierra (en nuestro país el 1 % de los propietarios concentran en sus manos la propiedad del 46 % de las tierras) y de generación y distribución de riqueza y renta. Ella se considera como mera política de compensación social en una economía que prioriza las exportaciones de grano para los países ricos, mientras el pueblo no tiene un acceso fácil a los productos básicos. La simple aprobación de un decreto que actualizara los índices de productividad, deacuerdo con la media calculada por el IBGE, ya sería suficiente para hacer avanzar el proceso de la Reforma Agraria. Sin embargo, esta decisión, que no implica gastos y está exclusivamente en manos del Poder Ejecutivo, no fue tomada. Faltó voluntad política.

La Reforma Agraria sigue lentamente, a pesar que el gobierno haga propaganda de unos números que no existen. En Rio Grande del Sur en tres años fueron asentadas apenas 100 familias. En Maranhão, estado que tiene uno de los mayores índices de concentración de tierra, no fue asentada ninguna familia. La inercia sirve como estímulo para el latifundio.

La CPMI de la Tierra desperdició una oportunidad histórica para sacar a la luz la estructura agraria del país y proponer medidas coherentes. Prefirió subordinarse a la UDR (Unión Democrática Ruralista) e invertir los papeles. Para los parlamentarios de la CPMI, concentrar tierras en un país con los problemas sociales no es hediondo. Hediondo es luchar contra el hambre y la desigualdad. La comisión quiso transformar las víctimas en promotores de la violencia. Siplemente ignoró los 38 muertos en conflictos en el campo a lo largo del año 2005, 16 de ellos en Pará. Simbólicamente, el día que se votó el informe, un trabajador Sin Tierra fue asesinado por pistoleros en Alagoas. El intento de criminalizar los movimientos sociales ganó terreno de la misma manera como los trabajadores y trabajadoras siguen viviendo en régimen de esclavitud en las grandes haciendas.

EL MST no cree en milagros. Sabe que son tiempos de mucha lucha, sin dejar de lado la esperanza. El cambio no vendrá de los ministerios y los palacios, sinó del pueblo organizado y movilizado. El Movimiento tiene la certeza que el nuevo proyecto para el país será fruto de la participación popular en la democratización del país, de las riquezas y de los medios de comunicación. Buscamos fuerzas para esta tarea en las lecciones de Apolônio de Carvalho, que murió en el año que acabó. Pocas semanas antes de fallecer, Apolônio nos dijo, con su motivación incansable: “No sirve de nada sólo mirar la realidad y protestar contra ella. Queremos un mundo no sólo mejor, sino un mundo más joven, más creativo, más lleno de abnegación, paz, justicia, relaciones humanas amplias y puras. El ideal de una sociedad nueva, en la cual se corregirían paulatinamente las injusticias y crueldades, proyectando el ideal en un horizonte de más igualdad, fraternidad y solidaridad”. El MST cree en la construcción de esta nueva realidad.

Un fuerte abrazo,

Secretaría Nacional del MST

(traducción: Comitè de suport al MST en Barcelona)

Breves

11 trabajadores rurales murieron por la explotación excesiva de trabajo

Según el Informe Nacional para el Derecho Humano al Trabajo, en los últimos dos años 11 cortadores de caña murieron por unas condiciones de trabajo deficitarias en els cañaverales de Ribeirão Preto (SP). Para Cândida Costa, las condiciones en las que los trabajadores estaban son parecidas a la esclavitud, con alimentación inadecuada, jornadas de trabajo de diez horas y metas de cosecha individual de 10 a 12 toneladas por día.

El Ministerio de Agricultura confirma campo de maiz transgénico en RS

Después de ser comprovada la venta ilegal de semillas de maiz transgénico en Rio Grande del Sur, el Ministerio de Agricultura ahora confirma la plantación de los granos en el estado. La primera denuncia confirmada en el estado fue realizada por Vía Campesina en noviembre del año pasado. Con el recelo de perder mercados importantes, como Europa, 21 frigoríficos gaúchos pasarán exámenes para detectar el posible maiz transgénico que distribuyen para sus aviarios integrados a partir de esta cosecha, que empieza a ser recogida a mitad de enero. Las empresas quieren garantizar el status de producto libre de organismos genéticamente modificados.

El año 2005 tuvo más indígenas asesinados

Según un informe del Consejo Indigenista Misionero (Cimi) 38 personas fueron asesinadas – 28 en el estado de Mato Grosso del Sur. La suma de los 11 años de investigación llega a los 240 casos de asesinatos, una media de más de 21 por año. En tres años de gobierno Lula, sólo cinco tierras fueron declaradas.

Cartas

Comparto vuestra idea de que el mundo es para todos nosotros y no apenas para algunos. Está bien saber que por lo menos existe alguien que resiste contra la injusticia social que hay en este mundo. Tiago Neuparth.

Luchar significa fuerza, la búsqueda de los derechos y realizar los sueños. No abandonen nunca y tengan fe pues de esta manera podemos ver la victoria más cerca de nosotros. Jardel Gomes de Oliveira.

MST Informa es una publicación quincenal del Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra, enviada por correo electrónico.
Edições anteriores.
Recibe en Español

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres