Blogia
Comitè de Suport al MST de Barcelona

Historia de una masacre y su impunidad

Historia de una masacre y su impunidad

El proceso de los comandantes de la masacre está parado en los tribunales superiores

Pasados 11 años de la Masacre de Eldorado de Carajás que tuvo repercusión internacional y marcó la historia del país, el proceso de los dos comandantes de la operación policial está parado en los tribunales superiores y ambos continúan en libertad.

La masacre dejó 19 trabajadores rurales muertos, centenares de heridos y 69 mutilados el 17 de abril de 1996, que se convirtió en el Día Nacional de la Lucha por la Reforma Agraria, en decreto sancionado por el presidente Fernando Henrique Cardoso, el 2002.

Entre los 144 incriminados, fueron condenados después de tres inquietantes juicios el coronel Mário Collares Pantoja y el mayor José Maria Pereira de Oliveira, que esperan el análisis del recurso de su sentencia.

El juicio del recurso especial presentado al STJ (Tribunal Superior de Justicia) está bajo la responsabilidad de la ministra-informadora Laurita Hilário Vaz, y el recurso extraordinario al STF (Tribunal Federal Supremo) está en manos del ministro-informador Cézar Peluso.

Al lado de la masacre de Carandiru (1992) y de la masacre de la Candelária (1993), la masacre en Pará está considerada como una de las acciones policiales más brutales de la historia reciente de Brasil.

Bajo las órdenes del gobernador Almir Gabriel (PSDB), participaron en la operación 155 oficiales divididos en dos tropas militares que abrieron fuego contra las familias Sin Tierra que protestaban en la carretera PA-150 para exigir la expropiación de un latifundio improductivo.

“Lamentamos la mentalidad de gran parte de los juristas, que cree que la persona debe recorrer eternamente a la llamada presunción de inocencia. El proceso acaba generando una impunidad total y absoluta” afirma el promotor de Justicia del caso, Marco Aurélio Nascimento

El abogado del MST (Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra), Carlos Guedes, que acompañó el caso de abril de 1996 hasta el último juicio, en mayo del 2002, cree que hay tres tipos de responsabilidad en relación a la masacre: las responsabilidades criminal, civil y política.

Para él, la condena de los jefes del batallón y de los soldados de la policía no contemplaría todas las responsabilidades. “Otras personas participaron decisivamente en la masacre, como el gobernador, el comandante general de la Policía Militar y el Secretario de Seguridad Pública (Paulo Sette Câmara). Estos ni siquiera fueron involucrados en el caso”, contesta el abogado.

Además de la impunidad, las personas mutiladas aún no recibieron las indemnizaciones, incluso las 13 mujeres que enviudaron ése día por la ejecución de sus maridos.

Charles Trocate, de la dirección nacional del MST en Pará, considera el Estado Brasileño culpable por el incidente. “La cultura de la violencia genera la cultura de la impunidad. Carajás evidenció un problema de proporciones mayores, pero el Estado no fue capaz de crear instrumentos que lo corrigieran”.

Para él, que el gobernador, el secretario de Justicia y el comandante general de la PM no fueran condenados evidenciaría la responsabilidad del estado en la masacre.

Camino del proceso en la justicia

A continuación, lea la cronología del proceso de los involucrados en la Masacre de Eldorado de Carajás.


Junio del 1996 – Inicio del mayor proceso en número reos de la historia criminal brasileña, involucrando 155 policías militares. En 10 años, el proceso ultrapasó las 10 mil páginas.

6 de agosto de 1999 – Primera sesión del Tribunal del Jurado para el juicio de los culpables en Belén, presidida por el juez Ronaldo Valle. Fueron absueltos tres oficiales juzgados – el coronel Mário Colares Pantoja, el mayor José Maria Pereira de Oliveira y el capitán Raimundo José Almendra Lameira. Fueron tres días de sesión donde se recortaron los poderes de la acusación, impidiendo la utilización en el plenario de documentos añadidos en el plazo legal, permiso de realizar declaraciones públicas de jurados criticando la tesis de la acusación y defendiendo puntos de vista presentados por la defensa.

Abril del 2000 – El Tribunal de Justicia del Estado de Pará determinó la anulación del juicio. Decisión mantenida en un segundo juicio, en octubre del 2000. Previendo la anulación del juicio, el juez Ronaldo Valle, solicitó ser alejado del caso. De los 18 jueces criminales de la Comarca de Belén, 17 informaron al Presidente del Tribunal de Justicia que no aceptarían presidir el juicio, alegando, en la mayoría de los casos, simpatía por los policías militares y aversión al Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y a los trabajadores rurales.

Abril del 2001 – Nombrada una nueva juez para el caso, Eva Amaral Coelho, que designó, el día 18 de junio de 2001 como el día para el nuevo juicio de los tres oficiales. Unos días antes del inicio de la sesión, la juez determinó la retirada de proceso de la prueba principal de la acusación, un minucioso informe técnico de la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp), con imágenes digitales que demostraban que los responsables de los primeros disparos fueron los policías militares. El MST reaccionó y la juez revisó su posición, suspendiendo el juicio sin marcar una nueva fecha.

14 de mayo a 10 de junio del 2002 – El juicio se reanudó. Después de cinco sesiones, entre los 144 acusados juzgados, 142 fueron absueltos (soldados y 1 oficial) y dos condenados (el coronel Pantoja y el mayor Oliveira), con el beneficio de recorrer la decisión en libertad.Como consecuencia de los beneficios extendidos a los dos únicos condenados, los testigos de la acusación no comparecieron más en el juicio, en función de las amenazas de muerte y por no creer en la seriedad del juicio. Durante veinte días, periódicos del Estado de Pará publicaron detalles sobre intimidaciones y amenazas de muerte que estarían recibiendo los principales testigos de la acusación, principalmente Raimundo Araújo dos Anjos y Valderes Tavares. Nada se hizo en relación a la protección y salvaguarda de estos testigos. El MST no aceptó participar de un juicio donde no estuvieran garantizadas la seguridad y tranquilidad de las personas fundamentales para la acusación.

Noviembre del 2004 – La Sala 2ª del Tribunal de Justicia de Pará juzga en una sesión todos los recursos de la defensa y de la acusación y mantiene la decisión de los dos juicios realizados por el Tribunal del Jurado, absolviendo los 142 policías militares y condenando al coronel Pantoja (228 años de prisión) y al mayor Oliveira (154 años de prisión).

22 de septiembre del 2005 – el coronel Pantoja es puesto en libertad por decisión del Supremo Tribunal Federal.

13 de octubre del 2005 – El mayor Oliveira es puesto en libertad por decisión del Supremo Tribunal Federal.

2006-2007- Actualmente se está esperando el juicio del recurso especial presentado ante el Tribunal Superior de Justicia, bajo la responsabilidad de la ministra Laurita Hilário Vaz (biografía -http://www.stj.gov.br/webstj/ministros/Curriculo_internet.asp?Minis=0001120) y el recurso extraordinario presentado ante el Supremo Tribunal Federal, con el ministro-informador Cézar Peluso (biografía -http://www.stf.gov.br/institucional/ministros/republica.asp?cod_min=154 ).



--------------------------
Igor Felippe Santos
Asesor de prensa del MST

Correio - imprensa@mst.org.br
Página - www.mst.org.br


Traducción del portugués: Comitè Suport al MST de Barcelona

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres